Gran Premio de Monaco 1984

Por Daniel Orezzoli
 

Dónde: Gran Premio de Monaco 1984.
Cuando: 3 de Junio de 1984.
Quien: Ayrton Senna a bordo del Toleman TG 184.

 

Un Joven Ayrton Senna, que a la sazón contaba con sólo 23 años, circula en la vuelta de honor del GP de Mónaco con el brazo en alto, creyendo haber logrado su primera victoria en la categoría reina.

Muchos recordamos esta carrera que fue disputada bajo un intenso aguacero, oportunidad en que Senna pasó de ser una promesa a un conocido piloto tras su brillante desempeño en las calles del principado.

Adicionalmente semanas antes del GP de Mónaco, Senna ya había deslumbrado en una carrera por invitación a bordo de autos Mercedes 190E 2,3/16, con ocasión de la inauguración del nuevo circuito de Nurburgring y donde también bajo un diluvio venció cómodamente a viejos cracks de la F1 y a Alain Prost, a quien también dio caza en la última pasada de meta de la carrera de Mónaco, tras haber partido en la treceava posición (Prost lo hacía desde la pole).

Nunca de sabrá si el Director de la prueba, el ex piloto de F1 Jacky Ickx, decidió terminarla anticipadamente para defender a Prost o lo hizo por genuinas razones de seguridad (hay que recordar que Prost corría en un Mclaren motorizado Porsche e Ickx estaba bajo contrato con la misma casa en la categoría Sport) pero la verdad es que el joven Senna humilló a casi todos aquel día.

La felicidad, eso si, le duró poco ya que al bajarse del auto fue notificado que las posiciones finales de la carrera se definirían de acuerdo a la vuelta inmediatamente anterior a aquella en que fue finalizada por el Director, decisión que puede parecer arbitraria e injusta, pero la verdad es que Prost al ver la bandera roja levantó en la recta de meta antes de la línea de  llegada y Senna lo superó metros antes.

Cuando señalé en el párrafo de más arriba que Senna humilló a “casi” todos aquel día, fue para no olvidar que otro joven debutante en la categoría también tuvo una participación fuera de serie. Este piloto se llamaba Stefan Bellof (moriría al año siguiente en una carrera de autos sport tras colisionar casualmente con Jacky Ickx) y tras partir en la última posición de la grilla, llegaría tercero tras Prost y Senna.

Demás está señalar lo difícil que es sobrepasar en las calles del Principado, por lo que esta hazaña de Bellof es un récord difícilmente igualable. Bellof condujo un Tyrrell y aunque la escuadra del “leñador” seria descalificada dicha temporada por un sistema de lastre definido a posteriori como antirreglamentario, en nada empaña la gran carrera del extinto piloto alemán.